Dominatrix Nomi
Dominatrix Nomi

Geisha vs Dominatrix

El otro día hablando con una amiga, me decía que no podía entender como podía hacer sesiones con sumisos sin llegar a tener sexo con ellos, que podían usarse como si fueran tan sólo consoladores humanos. 

Si, es posible que la idea no se me haya pasado por la cabeza alguna vez, que da mucho morbo tener a un imbécil atado por todos lados, con una trempera enorme con una polla más tiesa que el consolador más grande jamás visto y que aún con todo y con eso…no le haya permitido ni darme un lametón en el coño. 

En ese momento lo único que se me pasó por la cabeza, fue el de comparar un poco el mundo de las Dóminas con el mundo de las Geishas. 

Cuando hablas de Geishas en occidente, automáticamente la gente las compara a “prostitutas” y muchas veces a las Dominatrix nos pasa lo mismo, cuando no es así. no lo somos, ni las unas, ni las otras.

En Japón hay prostitución, el que va a una casa de Geishas no busca una prostituta..si no una dama de compañía. A diferencia de una prostituta una Geisha debe tener ciertas cualidades, dotes y conocimientos que una simple prostituta no tendrá jamás. 

Las Geishas no se hacen de un día para otro, primero son donadas en adopción o adoptadas en una Okiya o casa de Geishas, luego deben aprender varias artes, como el baile, el canto, tocar instrumentos, deben saber varios idiomas, conocimientos de política, economía, gastronomía, ciencia y diferentes aspectos de la psicología. 

Y no sólo ésto, también deben saber, tradiciones, protocolo y ser elegantes en el vestir y el maquillaje. Su ritmo de vida es atroz, si quieren ser valoradas, deben gastarse una buena fortuna en vestuario…un simple Kimono de seda les puede llegar a costar más de 10.000€

Como veis los puntos se van juntando….también deben tener sentido del humor, tener un aspecto saludable, saber de maquillaje y peluquería ..ellas deben ser perfectas….por que así lo requiere su forma de vida. 

Y no practican sexo con cualquiera,  una Geisha…jamás practicará sexo con nadie, exceptuando con su Danna…el Danna es una persona elegida por la Geisha con el suficiente poder adquisitivo como para comprarle todos sus caprichos y poder mantener una relación estable con ella sin que ella….deje de realizar su profesión. 

Como podéis observar, hay similitudes entre las Geishas y las Dominas. 

Conozco varias Dóminas, que tienen pareja estable, incluída Mistress Ivonne (mi mentora) que durante años tuvo a sumisos con los cuales nunca tuvo relaciones sexuales de ningún tipo. 

Mistress Ivonne siempre me repetía que una Dominatrix que realmente se valorara, no debería tener  relaciones sexuales con sumisos, ya que eso baja mucho su “caché” y la forma que tienen de verla los demás sumisos….por que aunque no se sepa a viva voz, muchas veces ellos se recomiendan unos a otros Dóminas. Y al final todo se sabe. 

Hay que decir que el mundo de los sumisos es el mundo de las putas porteras pajilleras. 

Ellos deben saber quien manda, desde cuando llaman por teléfono hasta que entran por la puerta. Y por supuesto la Dominatrix que quiere ser valorada, debe gastarse dinero en ropa, complementos, estética, aparatos y saber bien de muchos temas, ya que le va a venir mucha clase de gente de todo tipo, desde el empresario que puede pagarse una sesión de 5 horas por 5000€ o el que pagará media hora por 150€ por que trabaja de conserje en un hotel y tiene 5 bocas que alimentar.

Ambos son aptos de recibir tus azotes, como lo es su dinero o su respeto hacia tu persona, pero no podemos esperar que los dos tengan el mismo nivel cultural, ni los mismos gustos. 

Así la vida de las Dóminas es una vida dedicada al placer, al placer por el dolor, placer por la humillación, placer por la imaginación y por un mundo lleno de depravación y fantasía sádica y oscura.

No todas las mujeres son capaces de realizar lo que nosotras hacemos, la sociedad pide mujeres que aunque sean completamente independientes, piensen en tener hijos, en ser sumisas y abnegadas. 

No todas las mujeres tienen el carácter que se necesita, no todas saben dar órdenes, pegar con fuerza sabiendo que están haciendo daño, transgredir los límites de la cordura sin inmutarse.

Al igual que las Geishas, nosotras no tenemos sentimientos, somos frías, calculadoras y gélidas féminas que tienen como obligación mantener un estatus de distanciamiento con nuestros esclavos, a pesar de tener sentido del humor y crear un ambiente seguro donde ellos puedan liberar sus más oscuras y perversas fantasías, para nuestro disfrute por supuesto.

Así que mi amiga, al final entendió, que nuestro mundo es depravado y sádico y que el sexo, es sólo para los débiles de mente, que una Geisha no es una prostituta al igual que una Dóminatrx tampoco lo es, no hace felaciones y no practica penetraciones vaginales con sus sumisos….si no que ella es la que manda en el juego. 

Y es la Dominatrix la que empalará a su sumiso, si así lo quiere ella, o lo vestirá de cha cha, de putita o de perro cancerbero. 

Que si, que todo está pactado, que todo es hablado y comentado…pero no hay que engañarse, cuanto más hambre pasa el perro, más obediente se vuelve. 

Cuanto más rechazo tiene, más sumiso se vuelve y cuanto peor lo tratas mejor te trata él a ti. 

Así que follar con un esclavo, es perder el tiempo. 

Las Geishas aunque están para entretener a los clientes que las contratan (como a nosotras las dóminas) nunca se rebajarán a tener relaciones con los clientes, por que están para divertir y para entretener y acaso no hacemos nosotras exactamente lo mismo, a nuestra manera?

Entretenemos a nuestros esclavos con nuestra ropa, nuestros complementos, nuestros discursos y órdenes, complacemos a nuestros sumisos con nuestros latigazos, con nuestras torturas físicas y mentales y finalmente los complacemos cuando se van con todo el puto calentón a su puta casa sin haber mojado el churro en nosotras. 

Que se vayan de putas si quieren, pero a mi no me la meten. Ni en sueños. 

Y eso queridas mías, es lo que hace que vuelvan una y otra vez, hasta agotar su bolsillo y sus expectativas. 

Y por mucho que vuelven, siempre reciben más de lo mismo. Sin piedad y sin perdón.

Son nuestras esclavas, nuestras putas, nuestros mayordomos empalmandos con cimbreles como piedras, sin poder dar rienda suelta a sus fantasías sexuales, más que con mujeres vulgares y simples, que jamás le darán el placer que les podríamos dar nosotras. 

Es cruel, ladino y completamente sádico, por supuesto. 

Pero así debe ser. La Dómina debe ser intocable, inalcanzable y completamente fuera de órbita de posesión del sumiso. 

Si tratas a un sumiso como persona, sólo obtendrás soberbia y desprecio. 

Hay que ser cruel, cauta y manipuladora, hay que ser lo que se es…..una Geisha no dejará nunca a su Okiya en evidencia, nunca traicionará los principios básicos de las Geishas….antes abandonará la Okiya y dejará de ser Geisha….

Así que sumisos, esto es lo que tendréis siempre que lleguéis a mi. 

Tened las cosas claras. Me gusta joder y jodo muy a gusto. Punto.

Written by Dominatrix Nomi on Friday September 7, 2018
Permalink - Tags: 803bdsm, ama, AmaBuscaSumiso, amafinanciera, bdsm, contactosBDSM, contactosFETISH, contactosSADO, domina, dominacion, DominaciónFemenina, dominatrix, femdom, mistress, sado, sadotelefonico, Geisha, Okiya, Geiko

« Pues eso... - Pues eso... »

Dominatrix Nomi

El precio máximo de la llamada es de 1,21€ si se llama desde un teléfono fijo y un 1,57€ si se llama desde un teléfono movil, impuestos incluídos. Este servicio es para adultos y reservado a mayores de 18 años. Este servicio está prestado por Dominatrix Nomi, apartado de correos 70004 - 46007, Valencia

Esta página contiene material explícito y está prohibido el acceso a menores de 18 años.