Dominatrix Nomi
Dominatrix Nomi

Paco

A Paco, me lo presentaron en la fiesta de un amigo común, Paco lleva el pelo largo y rizado, de color negro. Cuando lo conocí tenía más de 30 años, yo era unos 10 años más joven que él. 

A pesar de sus más de 30 años, vivía con sus padres y sus hermanos, tenía un trabajo estable y aguantaba jornadas interminables de trabajo, pero como no tenía gastos, se podía permitir salir a menudo, realizar viajes fuera para ver conciertos, salir todos los fines de semana y tener todo cuanto quería.

Cuando me lo presentaron, sentí hacia él una sensación extraña, como si algo fuera a ocurrir entre nosotros…pero sin saber exactamente el qué.

Me habla y miro sus gestos, absolutamente afeminados, su forma de colocar el cigarrillo, la poses de sus manos, su forma de andar, sus expresiones faciales. No tiene pluma, es como si fuera “demasiado femenino” tal vez un estilo “gentleman” del siglo XIX pasado de moda. 

A medida que vamos hablando, siento una sensación extraña hacia él, una sensación….no lo puedo llamar amor, ni lo puedo llamar atracción…es otra cosa…que no sé especificar…

Nos pasamos los teléfonos y vamos quedando de vez en cuando, además muchas veces coincidimos en fiestas o zonas de copas…

Cuando quedamos, paseamos, hablamos, pero lo que más me extraña, es la forma de tratarme que tiene, no se propasa, parece que me tiene un respeto por encima de lo común, como si mi cuerpo y mi mente fueran un templo donde ir a rezar….

A mi tampoco me atrae físicamente, ni sus andares, ni su físico, ni su esperpéntico vestuario no me atraen en absoluto….pero sin embargo….siento algo, que no se explicar. Y sigue sin ser amor, ni deseo, ni admiración. 

La gente en ocasiones me pregunta si tengo relaciones con él, y contesto con un “NOOO??!!” como extrañada, de que puedan opinar que no somos, sólo amigos. 

Ni en broma….pienso para mis adentros. 

Alguna vez me ha traído bombones, que muy amablemente no he comido y flores que he tirado a la basura. 

Una tarde lo llevé de compras por el centro y además de llevarlo de tiendas (lo que le encanta) me invitó a merendar y me regaló una camiseta….que jamás me puse….

Cada vez que me hace un regalo, lo trato con el desprecio  que se merece….y le pongo cara de “que se le va a hacer, no se acierta siempre”… En otras ocasiones le mando a comprar algo, y me lo trae equivocado…ese es el mejor momento, le desprecio, le echo la bronca, le grito y le llamo imbécil, estúpido e inepto…

Pero parece que a él no le importa, es como si se sintiera feliz.

Me deja su chaqueta cuando hace frío, me acaricia los hombros y me sujeta la mano cuando se despide…

Cada vez, siento más asco y repulsión hacia él, pero su amabilidad me deja absorta. 

Es como tener algo entre las manos, y querer aplastarlo hasta destruirlo…es una sensación extraña. 

Pasan los meses y por fin en una conversación, se abre a mi, me dice que dejó su relación perfecta, con su novia perfecta, superior a él tanto intelectual como físicamente, una chica inteligente, con estudios, que iba al gimnasio y muy independiente. 

Le pregunto que ¿por qué?….el me dice, que simplemente…dejó de quererla. Pero…hay algo más, se abre un poquito más y me explica que le gusta maquillarse, le gusta ponerse pañuelos y ropa ajustada, elásticos, mallas, llevar camisetas rotas enseñando el pecho, ponerse cinturones y pulseras de perlas y pedrería….collares y gargantillas de pinchos y cadenas. 

Que le encanta su lado femenino y que dura muchísimo en la cama, puede estar horas….follando sin parar….que se siente sucio y pervertido a la vez que excitado y caliente. 

Y ahí veo la luz de la verdad, continúa que cuando era joven, salió con una chica, que lo trataba mal, que yo le recuerdo a ella, continuamente, y que a veces le trato de esa manera despectiva, borde, inhumana y cruel. Que no sabe por que le atrae eso de mi. Que le excita más que echar cinco polvos diarios y que le gustan las revistas donde las mujeres llevan lencería y donde insinúan más que enseñan. 

Esta claro, que esta relación, sólo tiene una salida. el es un sumiso….y yo sólo puedo darle esa parte de la relación…por que no quiero nada con él, sólo me apetece humillarlo, usarlo, esclavizarlo y domarlo ( aunque ya está bastante domado) así que su súplica, es rechazada y en consecuencia…dejamos de vernos. 

Varios años más tarde, me entero que se había casado, pero con la sorpresa que también se había divorciado. 

Cuando me explican la relación de este sumiso…..es la típica relación auto destructiva donde los sumisos suelen acabar. 

En un principio la chica le hace tilín, el se queda prendado de ella, ella muy lista (y estúpida a la vez) cree realmente que lo tiene comiendo de su mano, y empieza a aprovecharse de él, empezará a usar tácticas de sadismo para conseguir sus propios intereses egoístas, con lo cual eso equilibra la balanza, peeero…. el problema está en que si la parte sádica no es fuerte y dominante (de verdad) se convierte en el títere de la parte sumisa, en una espiral sin fin de desagravios, torturas y humillaciones. 

En una relación D/s la parte Dominante/Sádica debe ser más fuerte que la parte sumisa, si no …el problema es que no conocerás tus propios límites…¿que ocurrirá entonces? el sumiso aguantará lo que le echen…pero al final la relación se resentirá de tal manera, que dos sumisos no pueden convivir bajo el mismo techo. Por que si cedes a todos los caprichos del sumiso, el sumis@ acabas siendo tú.

Me explicaban lo que su mujer le hacía y era de diccionario, le tiraba los regalos, lo dejaba en la calle sin comer, ni dormir, lo encerraba en alguna habitación sin poder ir a trabajar…

El pedía, limosneaba cariño y piedad, ella lo maltrataba física y psicológicamente, lo minguneaba delante de sus amigos, lo humillaba delante de su familia …e incluso delante de sus propios hijos….

Siempre he dicho, que cuando dos ciegos se guían, ambos se pierden. 

Yo como espectadora de todo este despropósito no hago más que reirme….y es que el gran problema de los sumisos, es que no saben donde está el límite…..tan sólo lo puede saber su Ama.

Y en realidad para eso estamos, para poner los límites a la locura de los sumisos, para castigarlos como se merecen ser castigados, pero sin llegar al extremo de  destruirlos, por que el ego masculino, es un ego muy frágil, que se puede romper en cualquier momento y romperlo es tener un ser completamente descontrolado.

Los esclavos, merecen ser maltratados como premio por sus actos, pero nunca, bajo ninguna circunstancia liberados. 

Por que un esclavo, al cual le rompes el collar, siempre acabará atacándote. 

Por eso, sólo nosotras, sabemos donde están sus límites…y los conocemos mejor, que ellos mismos. 

Dándoles sus lecciones de humildad diarias, sus torturas, sus castigos en forma de cuentagotas, siempre son víctimas del placer de su Dómina, y no de sus propios placeres.  

Written by Dominatrix Nomi on Monday March 16, 2015
Permalink - Tags: 803bdsm, ama, bdsm, bondage, domina, dominacion, dominatrix, esclavostelefonicos, femdom, fetischismo, fetish, mistress, sado, sadotelefonico, shibari, sumision, sumisovirtual, AmaBuscaSumiso

« Conejita - Masoquismo Definición Gráfica »

Dominatrix Nomi

El precio máximo de la llamada es de 1,21€ si se llama desde un teléfono fijo y un 1,57€ si se llama desde un teléfono movil, impuestos incluídos. Este servicio es para adultos y reservado a mayores de 18 años. Este servicio está prestado por Dominatrix Nomi, apartado de correos 70004 - 46007, Valencia

Esta página contiene material explícito y está prohibido el acceso a menores de 18 años.