Dominatrix Nomi
Dominatrix Nomi

Primeros Pasos con Mistress Ivonne

Como empecé en el BDSM

A veces me preguntan desde cuando empecé en el BDSM y siempre digo que desde siempre he tenido debilidad por la estética y las relaciones BDSM. 

Fue cuando conocí a una amiga de mi madre, que se dedicaba profesionalmente como Dominatrix, la que me enseñó el arte de la dominación y el control. 

Pero desde bien joven ya me atraía el hecho de vestirme de cuero, lycra negra o charol y vinilo. 

De hecho fue un día que me disponía a salir una noche cuando la amiga dominatrix de mi madre, me vio y me dijo, “Sólo te falta el látigo” a lo que respondí “Si tienes uno me lo llevo!!”

Esta amiga de mi madre, era una gran amiga de la familia, había ido al mismo internado que mi madre y las dos se llevaban muy bien, a pesar de haber tomado caminos totalmente opuestos. Mi madre estudió, se casó y tuvo hijos, y aunque la amiga de mi madre (Mistress Ivonne) también tuvo hijos, nunca se casó, acabó los estudios y decidió ser madre soltera. 

Me explicó que aunque tuvo muchos pretendientes y se quedó embarazada, nunca pudo decidir mantener una relación vainilla ya que el BDSM lo era casi todo para ella. Era profesional y nunca dejó su trabajo de lado. Ahora es ya mayor, está retirada y vive con el que ha tenido una relación más larga como sumiso. 

A veces me veo en el futuro como ella, súper mayor, súper elegante pero con sumisos mucho más jóvenes. 

Cuando Mistress Ivonne me propuso empezar en el BDSM yo le expliqué que había tenido relaciones de tipo humillante con más de algún amigo. 

Aunque enseguida me dijo que no era lo mismo lo que hubiera hecho hasta el momento, por que cada persona es distinta y cada sumiso tiene una necesidad distinta. 

Las relaciones vainillas con toques de sado-masoquismo no son en absoluto lo mismo que el BDSM. 

Las relaciones que yo había tenido eran con personas que por su edad, su forma de ser o su estatus social eran sumisos por que les gustaba sentirse útiles para alguien y además que se aprovecharan de ellos. Pero todos a la larga buscaban una relación real de compromiso y al final sexual. 

Las relaciones BDSM/Sado-Masoquistas tienen muy poco de compromiso, menos todavía sexuales y prácticamente inexistentes motivos sentimentales. 

No es lo mismo salir con un amigo y que aguante toda la noche tu abrigo y tu bolso y acabes enrollándote con alguien en una discoteca mientras el hace de paga-fantas y vouyeur que una sesión de dominación y fetichismo pura y dura, donde no se va a tener más relación que esa y ya está. 

Aunque si que fue para mi una sorpresa ver, que siempre me había movido en ese mundo, de alguna manera u otra inconscientemente. 

Siempre había hecho que los amigos que me acompañaban tuvieran que aguantar la humillación de pagar las entradas, las bebidas, la cena, soportar desplantes, que me acompañaran a cosas tan simples como ir a comprar un libro o unos zapatos y al final tuvieran que pagar ellos….o incluso ir al cine y aguantar insultos del estilo “eh tu mongui…ven que tienes que comprarme palomitas”

Pero lo que yo creía que era amor hacia mi, me explicó Mistress Ivonne no era otra cosa que atracción masoquista. Ellos aguantaban lo que les echaran sin pedir nada ha cambio, puesto que eran sumisos. Y ahí empecé a ver las cosas más claras. 

También entendí por que les decía que me cambiaba de piso y tenía que pintar y venían sin rechistar a pintar, a tirar basura, a limpiar o a lo que hiciera falta a cambio de nada. 

Así que cuando realicé las primeras sesiones, me di cuenta que era un mundo hecho a mi medida. 

Incluso tuve un amigo que le encantaba Prince y le ayudaba a vestirse y maquillarse como lo hacía él. Desde luego hay veces que una se hace…y otras como es mi caso se nace. 

Me era chocante y gracioso cuando empezaba que en las sesiones hubiera unas formalidades hacia mi persona que no estaba acostumbrada a recibir. Que me llamasen de “usted” siendo joven, ….pero poco a poco me fui acostumbrando y a saber diferenciar entre relaciones normales y relaciones sado-masoquistas. 

Una de las cosas que también me produjo sensaciones contradictorias fue, que los sumisos no llegaran al orgasmo en muchas ocasiones. En esto Mistress Ivonne me dijo: “No te estás acostando con ellos….estás penetrando, dominando y violando sus mentes”

Y es absolutamente cierto, el que busca una “paja fácil” no es un buen esclavo, es sólo un putero fetichista y ese tipo de sesiones no te interesan. Para eso hay prostitutas que se visten con tacones y charol, no han visto una sesión de BDSM en su vida y ejercen el sexo convencional ha cambio de dinero. Este no es mi interés -me dijo Mistress Ivonne-  y tampoco deberá ser el tuyo. Y tenía razón. 

Se podría decir que somos como Geishas, estamos para divertir al personal y divertirnos nosotras…pero no estamos para practicar sexo vainilla, para eso están las prostitutas de toda la vida. 

Muchas de ellas no han visto un látigo en su vida, no sabrían usar unas pinzas e incluso sienten aversión a cierto tipo de parafilias que no son capaces de realizar. 

Mistress Ivonne no sólo me enseñó el arte de la dominación, también me enseñó el arte de la tortura, de la humillación, de las vejaciones, de la forma de plasmar las fantasías más denigrantes y seguir estando como si flotaras por encima de la gente mundana. 

Recuerdo una sesión en la que el sumiso en cuestión nos pidió ser atado y ser flagelado en la cara (si, en la cara) y mientras yo lo sujetaba por detrás con las manos atadas para que no se moviera, Mistress Ivonne le pegaba con un látigo dejándole unas marcas rojas finas e hirientes y el iba diciendo “esto es arte….es arte” 

Si, tenía razón, es arte saber hacer ese tipo de tortura dejando unas marcas exquisitas, sin dañar ojos, boca u orejas. Sabiendo como y donde debe darse cada latigazo sin que la persona quede expuesta a males mayores. 

Más adelante explicaré más sesiones que tuve con Mistress Ivonne y comentaré más cosas sobre ella, como era su aspecto, su forma de ser y los sumisos que me presentó hasta que se jubiló y yo empecé mi propio camino. 

Written by Dominatrix Nomi on Monday June 15, 2015
Permalink - Tags: 803bdsm, ama, amafinanciera, bdsm, bondage, cybersumision, domina, dominacion, dominatrix, esclavostelefonicos, femdom, fetischismo, fetish, mistress, sado, sadotelefonico, sumision, sumisovirtual, AmaBuscaSumiso

« Limpia Suelas: Definición Gráfica - La tienes Pequeña: Definición Gráfica »

Dominatrix Nomi

El precio máximo de la llamada es de 1,21€ si se llama desde un teléfono fijo y un 1,57€ si se llama desde un teléfono movil, impuestos incluídos. Este servicio es para adultos y reservado a mayores de 18 años. Este servicio está prestado por Dominatrix Nomi, apartado de correos 70004 - 46007, Valencia

Esta página contiene material explícito y está prohibido el acceso a menores de 18 años.